Aprovecha la luz natural

Lo primero que debemos hacer es localizar las entradas de luz de la habitación y así aprovecharlas al máximo. Para potenciar esa luz hay que recurrir a nuestros aliados, los espejos, los cuales colocaremos de manera estratégica para conseguir que la luz se refleje e ilumine el cuarto. Además, con ellos daremos la sensación de que el espacio es mucho más grande y ahorraremos electricidad. También un básico es utilizar cortinas de tonalidades claras y al menos tener tres paredes pintadas de blanco.

 

Colores

Se dice que una buena decoración no sobrepasa los 3 o 4 colores. Juega con ellos y elige tu mejor combinación.

 

Plantas y flores

No te olvides de la madre naturaleza. Decora con plantas y flores cualquier rincón, baño, salón, comedor, ... En cualquier espacio será bienvenido. Una buena idea es probar con plantas que puedan estar tanto en sombra como en sol y así te durarán más y ningún espacio será excluido por no tener luz. 

 

Papeles pintados

Aprovecha la ventaja de los papeles pintados, con ellos puedes conseguir un toque muy diferente y cambiar por completo un espacio con bajo presupuesto y esfuerzo.

 

El espacio

Los decoradores profesionales nos recomiendan que cada objeto de decoración debe tener su espacio para que por sí mismo capte su atención y protagonismo. Olvida el amontonar cosas o poner muchos muebles juntos, eso transmite una sensación de pesadez e impide poder disfrutar de un espacio abierto y relajado. Recuerda la regla de "menos es más".

 

Cuidado con las tendencias

A todos nos gusta tener nuestra casa a la moda, pero cuidado con abusar de las tendencias o seguir unas que no se identifiquen con nuestra personalidad o estilo. Además, nadie quiere estar cambiando de decoración cada dos por tres. Si quieres seguir la moda intenta limitarla a complementos pequeños de decoración que sean fáciles de reemplazar y no alteren mucho el resto de la decoración: jarrones, cojines, figuras, cuadros, …

 

Y por último y más importante, el consejo que no debemos olvidar es: ¡disfruta del proceso!